Compartir English Portuguese Spain

Robo de combustible, en manos de cárteles del narcotráfico: ALP


Univision/México.- Petróleos Mexicanos (Pemex) se ha convertido en un botín de grupos internos y del crimen organizado que roban combustibles y los venden de manera clandestina, dijo en entrevista la escritora y periodista Ana Lilia Pérez, que acaba de publicar el libro "El Cártel Negro".

"Las organizaciones de narcotraficantes principalmente, entre estos el cartel del Golfo y de Los Zetas, roban hasta el 40 por ciento de los condensados de gas natural que se extraen en toda la zona fronteriza del norte de México y lo venden en el mercado negro de Estados Unidos", explicó la periodista.

"La Cuenca de Burgos (en el Golfo de México) se volvió un campo de batalla entre organizaciones criminales, cuyos miembros levantan retenes, expropian predios, ocupan derechos de vía y controlan el acceso a las instalaciones de Pemex", explicó la investigadora.

Además del robo y comercio de condensados, los carteles se han dedicado al robo de gasolinas y derivados en los conductos de Pemex en diversos estados, principalmente en Veracruz y Sinaloa.

"Nuestro negocio es el narcotráfico, pero dado que está flojo, pues robamos hidrocarburos", afirmó un jefe del cártel del Golfo al ser sorprendido por dos agentes de seguridad de Pemex en 2007 durante un robo de combustible de un oleoducto, señala un reporte de la empresa citado en el libro.

Empleados de Pemex son cómplices

En esa ocasión, los agentes del área de Seguridad informaron que seis hombres vestidos con uniformes de la Agencia Federal de Investigación (AFI), quienes se identificaron como miembros del cártel del Golfo, los desarmaron, los despojaron de sus teléfonos móviles y del vehículo.

En el libro se documenta cómo se formó una gran red de corrupción entre las mafias y empleados de Pemex para realizar todo tipo de negocios ilícitos.

La escritora, que tuvo acceso a numerosos documentos internos de Pemex, asegura que las autoridades internas han reportado todo tipo de operaciones ilegales, pero aclara que las denuncias no prosperan debido a supuestas complicidades y protecciones de los mismos directivos o de los dirigentes sindicales.

"En algunos casos cuando el robo de los empleados es muy descarado, los mismos dirigentes sindicales les piden mayor prudencia debido a que es más difícil defenderlos", dijo.

Asimismo, el libro ilustra que la mayoría de los grupos que hurtan combustibles de Pemex generalmente blanquean sus ganancias en negocios del mismo sector, como empresas del sector energético, gasolineras y distribuidoras de productos derivados.

"Desde los antiguos cárteles de la droga, hasta los grupos como La Familia y Los Zetas han encontrado en las gasolineras una vía para legalizar sus ingresos", señaló la autora.

Comparte esta Publicación

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

tu comentario es importante para el auditorio y para este espacio, opina libremente